Aromaterapia – Conozca La Familia Lamiaceae – Parte 1

Bienvenido a la primera de una serie de tres partes sobre la familia de plantas Lamiaceae relevante para la aromaterapia.

La familia de plantas Lamiaceae también se conoce como la familia de plantas Labiatae. Es la más grande de todas las familias de plantas e incluye muchas de las hierbas conocidas. Las plantas son conocidas por sus fuertes aromas, y en aromaterapia algunos de los aceites más conocidos y amados provienen de esta familia.

Las plantas incluyen: lavanda, menta, romero, melisa verdadera, salvia, salvia, hisopo, mejorana dulce, mejorana española, pachulí, lavanda puntiaguda (lavandin) y albahaca.

Los beneficios terapéuticos generales para esta familia de plantas incluyen ser buenos aceites respiratorios, estimulantes, equilibrantes, antisépticos y antivirales.

Tres de los aceites esenciales de esta familia botánica son:

Lavanda (Lavendula angustifolia)

La lavanda sería uno de los aceites esenciales más utilizados. Es suave pero efectivo y es adecuado para todas las edades, desde bebés hasta ancianos. También se usa en hospitales a veces, uno de los pocos aceites esenciales que hay.

La lavanda se utiliza para ayudar a aliviar el estrés, el insomnio y aliviar los dolores de cabeza. Es muy bueno para ayudar con resfriados, tos, gripe, sinusitis y otras dolencias respiratorias debido a sus propiedades antisépticas.

Con el alivio del estrés, la lavanda funciona tanto en el estrés físico como en el emocional.

Por su versatilidad, la lavanda sería uno de los aceites esenciales imprescindibles en el botiquín de primeros auxilios.

Menta (Mentha piperita)

Es importante tener un buen proveedor de aceite de menta, para que sepa que no está adulterado.

La menta es un aceite refrescante y antiinflamatorio. Se dice que es útil con el síndrome del intestino irritable y con la regulación de los ovarios.

Es muy bueno para ayudar a las personas a tener la mente clara y refresca el espíritu. Se puede utilizar para ayudar a las personas que tienen fatiga mental o que no pueden concentrarse. Debido a esto, es excelente para quemadores de aceite en entornos como oficinas, salas de reuniones y otras áreas donde las personas necesitan estar alerta y concentradas.

La menta es un ayudante ideal para todos los problemas digestivos como indigestión, cólicos, flatulencias, dolores de estómago, diarrea, náuseas, vómitos y alivio del mareo.

También se utiliza en ungüentos para ayudar a aliviar dolores musculares, hematomas, contusiones, dolores articulares y picaduras de insectos.

Debido a que la menta es un aceite muy fuerte, no debe usarse en niños muy pequeños. También debe usarse en pequeñas cantidades debido a su potencia.

No se conocen contraindicaciones para el aceite completo. Por eso es importante saber que está obteniendo un aceite de buena calidad.

Pachulí (Pogostemon pachulí)

El pachulí tiene varios usos en la aromaterapia: puede ayudar con la retención de líquidos y también es excelente para curar la piel agrietada y lesionada, ya que tiene propiedades regenerativas.

Es un aceite para el equilibrio emocional y puede ser beneficioso para ayudar con problemas relacionados con el estrés.

El pachulí no es irritante ni tóxico.

Si te sientes deprimido, ¡mezcla un poco de pachulí con mandarina y menta verde!

Como siempre, ante cualquier duda, es importante consultar con un aromaterapeuta cualificado. Nunca te diagnostiques a ti mismo, ¡para eso está tu médico!

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario