Los peligros para la salud de la exposición al asbesto, el plomo y la sílice – Capacitación en seguridad de Metro

El asbesto, el plomo y la sílice pueden presentar riesgos graves para la salud de muchos trabajadores del sector de la construcción. Estas sustancias causan una amplia gama de problemas de salud y pulmonares para los trabajadores y generan preocupación para los residentes que viven cerca del sitio de construcción.

Es importante mantenerse bien informado sobre los riesgos de estas sustancias teniendo una base de conocimiento. Varios cursos en Vancouver, incluidos los niveles de primeros auxilios ocupacionales 1, 2 y 3, brindan a los empleados información sobre cómo minimizar el riesgo de exposición al asbesto, el plomo y la sílice. Echemos un vistazo a algunos de los mayores problemas de salud asociados con estas partículas.

Peligros para la salud del asbesto

Los trabajadores de la construcción suelen tener un alto riesgo de exposición al asbesto y de desarrollar una amplia gama de enfermedades pulmonares, incluido el mesotelioma.

Hay seis tipos de fibras de asbesto naturales. Estas fibras tienen excelentes propiedades químicas y de resistencia al calor y se han utilizado para proteger edificios contra incendios, proporcionar aislamiento acústico y aumentar la eficiencia energética de una estructura.

Las fibras de asbesto se vuelven dañinas una vez que se transportan por el aire y se descomponen en partículas diminutas. Los trabajadores cercanos expuestos a las fibras las inhalan. Las partículas de asbesto se acumulan gradualmente en los pulmones, causando inflamación y cicatrización. Por esta razón, muchas organizaciones de salud en el mundo han clasificado al asbesto como carcinógeno.

La exposición al asbesto puede aumentar el riesgo de una persona de:

  • Asbestosis (que conduce a daño pulmonar permanente)
  • Cáncer de pulmón
  • Cáncer de riñón, garganta y tracto gastrointestinal
  • Cicatrización del revestimiento del pulmón

Los trabajadores asociados con la industria de la construcción suelen tener el mayor riesgo de exposición al asbesto. Esto puede ser seguido por otras ocupaciones, como la industria automotriz, la construcción de ferrocarriles, la confección de telas y la extinción de incendios.

Hay algunas formas de minimizar el asbesto en el trabajo. Esto significa usar el equipo de protección recomendado por la EPA, que incluye una cubierta para la cabeza, overoles, guantes y protección respiratoria. Todas las piezas faciales deben tener filtros reemplazables de alta eficiencia con respiradores purificadores de aire motorizados.

El segundo curso de acción es asegurarse de que el lugar de trabajo tenga la ventilación adecuada para evitar la acumulación de polvo de asbesto. Un sistema HVAC puede desempeñar un papel crucial en la filtración de contaminantes de asbesto y evitar que el aire se contamine.

Si usted, o alguien que conoce, ha estado expuesto al asbesto debido al trabajo, programe una consulta con su proveedor de atención médica para tomar medidas para protegerse y retrasar la progresión de la enfermedad relacionada con el asbesto.

Peligros para la salud del plomo

El plomo es un material venenoso que tiene efectos graves en la salud de los trabajadores. Es particularmente peligroso para los recién nacidos y puede dañarlos incluso antes de que nazcan. Se encuentra más comúnmente en la pintura con plomo y en casas antiguas con tuberías de plomo.

El mayor riesgo de la exposición al plomo es el daño irreparable al sistema nervioso. Los niveles más altos de exposición al plomo pueden dañar el sistema nervioso tanto en adultos como en niños. En algunos casos, los niveles altos de plomo pueden provocar pérdida del conocimiento, convulsiones e incluso la muerte.

La ruta más común para la absorción de plomo en el cuerpo de los trabajadores es la inhalación de partículas. En la mayoría de los casos, los efectos del envenenamiento por plomo no son reversibles. Sin embargo, los trabajadores pueden reducir los niveles de plomo en la sangre y evitar una mayor exposición al minimizar su exposición al metal venenoso.

Algunos de los síntomas del envenenamiento por plomo incluyen:

  • dolores de cabeza
  • Dolor abdominal
  • Anemia
  • Entumecimiento
  • Bajo líbido
  • Cambios de personalidad

Estos síntomas pueden aparecer en el transcurso de varias semanas o meses. Los trabajadores deben usar ropa de protección personal para minimizar su exposición al polvo de plomo. Esto significa tener que usar máscaras respiratorias con filtros reemplazables y cambiarse de ropa y zapatos después del trabajo.

Riesgos para la salud de la sílice

La sílice se encuentra en los lugares de trabajo de la construcción. Se utiliza comúnmente para mejorar la durabilidad y la integridad de varias estructuras. La sílice es resistente a la corrosión y a los fenómenos meteorológicos extremos, por lo que es ideal para usar como calafateo o sellador. Alguien que trabaja con estos materiales puede estar expuesto a pequeñas cantidades de partículas de sílice que ingresan al cuerpo por inhalación.

Lo que hace que la sílice sea particularmente peligrosa es que tiene un tamaño extremadamente pequeño y puede penetrar profundamente en los pulmones. Con el tiempo, la sílice puede causar silicosis, una enfermedad pulmonar mortal. En la mayoría de los casos, cualquier enfermedad asociada con la sílice ocurrirá después de varios años de exposición al polvo fino.

Los trabajadores pueden mitigar el riesgo de exposición a la sílice, pero se necesita capacitación y dedicación. Siempre que sea posible, los trabajadores deben usar métodos húmedos para aplicar agua en el punto donde se genera el polvo. Esto hace que sea más fácil contener el polvo en el aire.

Otra opción es usar ventilación de extracción local para aspirar el polvo antes de que pueda pasar al aire. Este método conecta puntos de succión cerca del punto de creación de polvo, eliminando las partículas de sílice instantáneamente después de que se crean.

Finalmente, los trabajadores deben usar respiradores con filtro de aire cuando trabajen con materiales de construcción. Las máscaras deben reemplazarse a intervalos regulares para garantizar una respiración adecuada.

Aprender sobre la seguridad en el lugar de trabajo

Hay muchos problemas relacionados con el polvo del sitio creado en los lugares de trabajo. Los empleadores deben esforzarse por crear un lugar de trabajo seguro y protegido para sus empleados. Además, los empleados deben recibir capacitación obligatoria sobre salud y seguridad para conocer los riesgos de seguridad comunes y cómo evitarlos.

Cursos como Primeros Auxilios Ocupacionales Nivel 1, Primeros Auxilios Ocupacionales Nivel 2 y Primeros Auxilios Ocupacionales Nivel 3 les brindan las mejores prácticas y expectativas de seguridad.

Estos cursos son aún más importantes para las empresas constructoras que habitualmente utilizan materiales y equipos peligrosos. Sin recibir capacitación en seguridad, los empleados pueden encontrarse en un mayor riesgo de lesiones, enfermedades o incluso la muerte en el lugar de trabajo.

El valor de la capacitación en seguridad va más allá de simplemente seguir ciertos procedimientos. Es algo de lo que se pueden beneficiar tanto los empleadores como los empleados. Las ventajas de la capacitación en seguridad son numerosas, y van desde una mayor productividad y comunicación hasta la reducción de lesiones y la concientización.

Hay varios cursos de capacitación en Vancouver que informan a los empleados sobre cómo pueden minimizar su exposición al asbesto, plomo, sílice y otras partículas en los entornos de trabajo. Hacer clic aquí para echar un vistazo a algunos de los cursos de formación en Vancouver.

Fuente del artículo

Deja un comentario