Mejores prácticas para lavarse las manos y quitarse los guantes

Nuestras madres tenían razón: lavarse las manos es imprescindible cuando se trata de mantenerse saludable a usted y a los demás. En honor a la Semana Nacional de Concientización sobre el Lavado de Manos (del 2 al 8 de diciembre), veamos algunas de las mejores prácticas para lavarse las manos y revisemos cómo quitarse los guantes correctamente después de responder a un incidente de atención de emergencia.

El CDC desglosa el «cómo» y el «por qué» para nosotros en su página web, Muéstrame la ciencia: cómo lavarte las manos:

  • Mójese las manos con agua corriente limpia (tibia o fría), cierre el grifo y aplique jabón. Debido a que las manos podrían volver a contaminarse si se colocan en un recipiente con agua estancada que se haya contaminado por un uso anterior, se debe usar agua corriente limpia. La temperatura del agua no parece afectar la eliminación de microbios.
  • Enjabona tus manos frotándolas con el jabón. Asegúrese de enjabonarse el dorso de las manos, entre los dedos y debajo de las uñas. Los microbios están presentes en todas las superficies de la mano, a menudo en concentraciones particularmente altas debajo de las uñas.
  • Frótese las manos durante al menos 20 segundos. La evidencia sugiere que lavarse las manos durante aproximadamente 15 a 30 segundos elimina más gérmenes de las manos que lavarse las manos por períodos más cortos.
  • Enjuáguese bien las manos con agua corriente limpia. El jabón y la fricción ayudan a eliminar la suciedad, la grasa y los microbios, incluidos los gérmenes que causan enfermedades, de la piel para que luego puedan enjuagarse las manos. Enjuagar el jabón también minimiza la irritación de la piel.
  • Séquese las manos con una toalla limpia o séquelas al aire. Los gérmenes se pueden transferir más fácilmente hacia y desde las manos mojadas; por lo tanto, las manos deben secarse después del lavado.

ASHI y MEDIC First Aid también recomiendan que cierre el grifo con una toalla de papel después de enjuagarse las manos.

Eliminación de guantes

Otro componente de una buena higiene de manos es quitarse cuidadosamente los guantes después de brindar atención al responder a una emergencia:

  1. Sujete el primer guante. Evitando la piel descubierta, pellizque el guante en cualquiera de las palmas con los dedos enguantados de la mano opuesta.
  2. Quítese el primer guante del revés. Tire suavemente del guante lejos de la palma y hacia los dedos, dándole la vuelta al guante sin que se rompa. Con la mano enguantada, recoja el guante que acaba de quitarse y sosténgalo en la palma de la mano.
  3. Deslice el dedo debajo del segundo guante. Deslice con cuidado su dedo índice desnudo dentro de la muñequera de la mano enguantada.
  4. Quítese el segundo guante del revés. Tire suavemente hacia afuera y hacia abajo, invirtiendo el guante y atrapando el primer guante adentro. Deseche los guantes en un recipiente apropiado.
  5. Use agua y jabón (o desinfectante de manos a base de alcohol) para lávese las manos o cualquier piel expuesta.

Asegúrese de usar siempre guantes sin látex para eliminar las reacciones alérgicas.

¡Te deseo buena salud!

Deja un comentario